Menu

Guía para el comprador: el escáner de negativos


Debido al reciente resurgimiento de la fotografía con film de 35mm y formato medio, un escáner es una herramienta importante a la hora de convertir nuestros negativos en archivos digitales. Existe un gran rango de modelos de scanner, estos pueden variar desde los más modestos a los más complejos. Estos últimos son el tipo ideal para generar imágenes de gran escala, que luego puedan imprimirse en grandes formatos. La diferencia principal que existe entre un tipo y otro es la precisión que poseen a la hora de registrar los detalles de nuestros negativos. Los escáneres más profesionales poseen un rango dinámico mayor, su balance de color es más acertado, poseen mayor definición y sus resultados finales suelen tener grrun-gun-video-rigan similitud con la imagen original. Un buen scanner debe poder recolectar la mayor cantidad de información posible desde el negativo original.

Debemos comprender que el mejor scanner será aquél que se ajuste más a nuestras necesidades y a la forma en la cual trabajamos. Por ejemplo, si tomamos fotografías de formato medio, debemos conseguir un scanner que pueda acomodar film de 120mm. También es bueno tener en cuenta cuál es el volumen de imágenes que vamos a escanear. Si sólo deseamos que nuestras fotografías sean un archivo y compartirlas por diversas redes sociales, no necesitaremos un scanner de alta definición. Pero si nuestro objetivo es poder retocar las imágenes y luego realizar una impresión de tipo artístico, entonces la calidad del mismo es esencial.

También debemos prestar atención al software que el scanner posee. Un buen software, que nos permita tener un amplio control de todas las funciones del scanner, puede ayudarnos a que los archivos digitales resultantes posean mayor precisión. Algunos otros atributos que debemos considerar a la hora de comprar un scanner son:

  • Profundidad de color
  • Dmax
  • Resolución posible de escaneo.
  • Tecnologías de reducción de polvo.